martes, 28 de septiembre de 2010

Eclesiastés 3:15 Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.


"Erase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos.
La ALEGRÍA, la TRISTEZA y muchos más incluyendo el AMOR. Un día, se le informó a los moradores que la isla se iba a hundir. Todos los sentimientos de apresuraron en salir de la isla y se metieron en un barco listo para partir.
Pero el AMOR se quedó porque quería quedarse un rato más, con la isla que tanto amaba, antes que se hundiera.
Cuando por fin se estaba casi ahogando, el AMOR comenzó a pedir ayuda. En eso venía la RIQUEZA y el AMOR le dijo: ¡RIQUEZA, llévame contigo! No puedo hay mucho oro y plata en mi barco y no tengo espacio para ti.
El AMOR le pidió ayuda a la VANIDAD, que también venía pasando... VANIDAD, ¡por favor ayúdame! No te puedo ayudar AMOR, ¡tú estás todo mojado y vas a ensuciar mi barco nuevo!
Entonces el AMOR le pidió ayuda a la TRISTEZA: TRISTEZA, ¿me puedo ir contigo?
Ay AMOR, estoy tan triste que prefiero ir solita.
También pasó la ALEGRIA, pero iba tan alegre, que ni oyó al AMOR clamar por ayuda. Desesperado el AMOR comenzó a llorar, y ahí fue cuando una voz lo llamó: ¡Ven AMOR yo te llevo.
Era un viejito, pero el AMOR estaba tan feliz que se olvidó preguntar su nombre.
Al llegar a tierra firme, el AMOR le preguntó a la SABIDURÌA: ¿Quién es el viejito que me salvo? La SABIDURIA contestó: fue el TIEMPO.
Pero, ¿por qué sólo el TIEMPO me quiso salvar?
La SABIDURÍA respondió: ¡Porque sólo el tiempo es capaz de ayudar y entender al AMOR!

Esta es la verdad. El tiempo tiene un tremendo secreto. Cuando estamos desesperados, el tiempo tiene mucho que enseñarnos. Cuando la oraciòn parece no ser contestada, el Tiempo tiene mucho que mostrarnos. Date tu Tiempo.
¿Hay algo demasiado difícil para el SEÑOR? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo. Genésis 18:14.
Vive en ese lugar por un tiempo. Yo estaré contigo y te bendeciré, porque a ti y a tu descendencia les daré todas esas tierras. Así confirmaré el juramento que le hice a tu padre Abraham. Genésis 26:3.
¿No te has dado cuenta? ¡Hace mucho tiempo que lo he preparado! Desde tiempo atrás lo vengo planeando,y ahora lo he llevado  a cabo                                                                                                                                                                                                                
2 Reyes 19:25.

Eclesiastés 3

Todo tiene su tiempo
 1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.     2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; 
    3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; 
    4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; 
    5 tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; 
    6 tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; 
    7 tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; 
    8 tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. 
    9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana? 
    10 Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. 
    11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. 
    12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida; 
    13 y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. 
    14 He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres. 
    15 Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó. 
    
Injusticias de la vida
 16 Vi más debajo del sol: en lugar del juicio, allí impiedad; y en lugar de la justicia, allí iniquidad.     17 Y dije yo en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace. 
    18 Dije en mi corazón: Es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias. 
    19 Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad. 
    20 Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo. 
    21 ¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra? 
    22 Así, pues, he visto que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte; porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada